Fui el último de la familia en tener celular, y no tuve información suficiente sobre cuál era mejor adquirir, ni de qué empresa.

Con el entusiasmo que genera la posibilidad de estar comunicado al instante desde cualquier lugar con familiares, parientes y amigos, y realizar negocios en instantes cuando antes se demoraba más, compré dos celulares años después de que habían salido, ante las publicidades de sus bondades sin contraindicación y los persistentes reclamos de conocidos porque no me podían llamar.

No obstante fui a las reuniones que organizaban directivos de las empresas de telefonía celular, en el CAI (Centro Argentino de Ingenieros) UTN (Universidad Tecnológica Nacional) y en la FAM (Federación Argentina de Municipios)donde explicaban que no había pruebas fehacientes en humanos de que contaminaran. Toda una desinformación, avalada por organismos (i)rresponsables, que hasta la fecha NO SALIERON A DESMENTIR.

Se requieren campañas públicas de información y advertencia, sobre los inconvenientes graves a la salud del uso del celular, y de las ondas electromagnéticas no ionizantes EMNI emitidas por las antenas de telefonía celular móvil, para usuarios y para los que sin serlo reciben pasivamente las contaminaciones por las ondas EMNI de las antenas y de los celulares de los que viajan al lado.

Cordialmente, Pablo Luis Caballero.

http://www.filatina.wordpress.com

http://www.parenlasantenas.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: