Ambiente, contaminación, indiferencia, inseguridad, violencia, corrupción, trata de personas, impunidad: raíces de un mismo tronco que debemos extirpar.

Recordamos que en 2008 se realizó el Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental, en el que Filatina participó activamente, llevando sus investigaciones ambientales a los talleres, y proponiendo en 30 talleres la incorporación del tema de la trata de personas como un tema ambiental más, teniendo mayor éxito en 7 de los talleres, y negativa en ninguno. La Secretaría de Ambiente, al parecer incorporó esta iniciativa que luego fue bien sustentada por los profesionales de la educación ambiental, y desde entonces este tema social grave también tendrá como aliados a los educadores ambientales, oficialmente.

Es importante porque ellos tienen férrea vocación académica, capacidad de análisis, tendencia “natural” ambiental, y acceso directo a la gran masa de personitas de todas las edades que gracias a ellos van creciendo con una educación diferente: con la preocupación por cuidar el ambiente, que es de todos.

Es entendible que si un accidente de tránsito violento por imprudencia o azar puede dejar tullida a una persona física y emocionalmente, y es considerado un caso consecuencia de una exposición riesgosa al ambiente urbano, no es menos grave desaparecer para siempre por haber sido víctima de las violencias y violaciones reiteradas de las bestias de la trata. Ellos como educadores ambientales aportaron varias otras expicaciones académicas y didácticas de porqué incluir la trata como problema ambiental, registrándolo como propuestas escritas en los talleres del congreso de educación ambiental, por las que quedó incorporado el tema definitivamente en la Secretaría de Ambiente y Recursos Renovables que había organizado ese Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental.

Es desde antes de eso, que en el Blog de Filatina de Investigaciones Ambientales y Sociales, se incorporaron temas como el de la Trata de Personas, en un intento todavia vano, de que la preocupación no sea solamente por el tema que nos preocupa, sino una búsqueda de solucionar las cosas mostrando ciertos flancos de solidaridad, prevención y preparación para la defensa colectiva.

La inclusión de temas aparentemente foráneos, en otras vías de comunicación que usualmente no los tratan, es parte de ciclópea tarea integradora de nuestra Fundación.

Es que si bien los problemas pueden aparecer como distintos al principiante, es dado entender que sus NO SOLUCIONES tienen similares raíces: la indiferencia general, la ignorancia, la despreocupación, la avaricia, la codicia, la envidia, el consumismo, la ineptitud, la dejadez, el permisivismo, la corrupción y la impunidad. Todas las raíces de los diferentes problemas provienen de los mismos troncos: los que conducen al país. ¿O cree alguien que la policía que no actúa contra la droga es muy distinta de la que aparece indiferente por los secuestros o raptos persistentes de la trata? Los centros de recaudación y control en las altas esferas son los mismos, los mafiosos internos que aprietan a los que pretenderían actuar con corrección son los  mismos, y sus jefes nacionales, provinciales y municipales, son los  mismos.

Y los que se apropian crecientemente de tierras de las comunidades originarias, matan pobladores para quedarse con sus territorios, los echan de diversas maneras violentas, entregan vastos territorios para ser explotados gratuitamente por gigantescas mineras, permiten la desaparición de extensiones de bosques nativos, no defienden de la quema espacios para sojización, permiten la diseminación de venenos y agroquímicos contaminantes favoreciendo tecnologías foráneas oligopólicas apropiadoras, permiten por inacción que echen pobladores nativos productores o habitantes de cualquier zona, les estropean su hábitat contaminándolo, tienen todos los mismos cómplices en el poder que lo hacen posible. Amiguismo de diputados, senadores, gobernadores, presidentes, jueces, ministros, secretarios, fiscales, concejales, amigos de amigos, o mafiosos, etc… Es por eso que deben reunirse las causas, porque aunque ustedes no lo crean el país aun es uno sólo y debemos seguir así, mancomunando causas, para que no nos dividan: fortalecernos mediante la integración en lugar de cada uno estar tras la solución de su parte de la causa.

Si bien los malandras en el poder son fuertes y parecen bastantes, frente a la gente no son nada, porque dependen de ellos.

Un ejemplo clásico es el poder que daría que todos los usuarios de una compañía se uniesen para protestar, dejando de usar el producto. Por ejemplo si todos dejásemos de usar el celular por un día por estar comunicados para eso, demostraríamos que podríamos dejar sin ingresos a una empresa, por más telefónica que sea, por más que maneje el mercado discrecionalmente por habérsele otorgado el poder monopólico para eso, y podríamos llegar a manejarlo. Si bien la posibilidad de mancomunarnos es remota, en eso estaría la fuerza que actualmente no podemos encontrar.

Un inconveniente es que la gente es indiferente ante gravísimos preoblemnas como el de la trata, por ignorancia e indiferencia, hasta que les toca. Entonces se incorporan (aun así a veces) plenamente en la lucha, van a reuniones, se informan, y participan activamente intentando una solución. Los que en ello participan lo saben bien: es dificil convencer a alguna autoridad -a la que no le haya pasado- que se involucre y las que lo hacen son contadas con los dedos de media mano. Aun aquellos a los que les pasa, que le raprten una hija o hemanita, son RENUENTES a involucrarse en otros temas igualmente acuciantes y mortíferos como es el PCB, las antenas contaminantes de telefonía celular móvil, los teléfonos celulares que perjudican la mente, los agroquímicos, los secuestros, los robos, las estafas, etc. Es decir uno tiende a no involucrarse, a no participar, y es así como estamos deunidos, aunque en muchos casos sin darnos cuenta que el problema es similar, que los artífices de la trata responden a la misma policía que los de los secuestros y las drogas, las salideras bancarias y los bancos ladrones, tienen similares raíces…

Un camino es reunir a quienes están preocupados por la trata, con los manifestantes contra la contaminación de las antenas, o con quienes quieren que la minería deje de ser contaminante y un saqueo de nuestras ciudades del interior, o quienes desean fervientemente recuperar para el país las fuentes de producción de energía, o quienes preconizan que se debe desarrollar la energía eólica para aprovechar los vientos de la Patagonia, o la energía solar en las provincias más asoleadas, etc.

El desarrollo de un país debe ser en forma integral, permitiendo oportunidad a todos sus hijos, metiendo presos hasta que recapaciten quellos que pretenden maliciosamente aprovecharse de los demás, y no contemplen la unión apartidaria, en un mismo cuerpo nacional, que es el que conforma la argentinidad que precisamos para crecer sanos, como pueblo fuerte, libre y soberano.

Por Pablo Luis Caballero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: